martes, 18 de julio de 2017

OJOS AZULES: descárgalo gratis


Este libro, novela histórica, se podrá descargar GRATIS los días 18, 19 y 20 de este mes de julio, AQUÏ:


 No trata de una época determinada, sino de muchas, pues abarca desde la prehistoria a la actualidad, y por ella desfilan los hombres de la edad de la piedra, los cazadores de las llanuras, los primeros agricultores, los sumerios, fenicios, romanos y bárbaros de que nos habla la historia, y después los que poblaron el medievo, los que conquistaron continentes... Todos narran sus particulares proezas, y todos están enlazados por un detalle común (puesto que unos descienden de otros) que tiene que ver con las leyes de la herencia: los ojos azules.

 Aquí se pueden ver otros pormenores:






jueves, 13 de julio de 2017

Las ciudades de la antigüedad en Ojos azules (descarga gratis)


Hoy voy a hablar de algunas ciudades antiguas, y ello viene a cuento de la publicación de OJOS AZULES, novela histórica que se desarrolla durante el transcurrir de los tiempos. Comienza en la prehistoria, y de la mano de los sucesivos protagonistas (dado que unos descienden de otros) llega hasta nuestros días. Son quince capítulos en los que se pasa revista a episodios de la historia de la humanidad, pero episodios que nunca antes se contaron, pues aquí se habla de la gente de a pie, como es lógico, y muy poco de próceres y otros privilegiados. De esta forma, resulta que en muchos lugares aparecen ciudades, ciudades de la antigüedad...

Por ejemplo, Jericó, pero no la bíblica, sino algo que debió de existir hace unos 10.000 años (8.000 a.C.) y se ha excavado modernamente en ese lugar. Se trata de una aldea, más que de una ciudad, pero se le adivina ya cierta estructura, con su calle principal cubierta de basura, su plaza mayor con un pozo rodeado de palmeras... En realidad no era más que un conjunto de chabolas alineadas en la ladera de un cerro, pero algo es algo, que hablamos de los albores de la civilización..., y si me he confundido, es lo mismo: por aquellos entonces debieron de existir agrupaciones semejantes, una de las cuales (una maqueta, pero muy bonita y sugerente) está (o estaba) en un museo que hay en la Biblioteca Nacional, en la madrileña plaza de Colón.

Otras ciudades antiguas que aparecen en este libro son: Uruk, capital de los sumerios hace unos 5.000 años,





 que aparte de enormes barrios construidos por entero de adobe, en su centro tenía un zigurat que contaba con varias plataformas monumentales. Como es lógico, estaba siempre en obras, lleno de andamios y escombros, pues allí las obras se eternizaban (como ahora).

Asimismo se hace mención de Tiro, ciudad fenicia asentada en una roca cercana a la costa pero que contaba con extensos muelles y palacios y jardines colgantes, o algo parecido, a juzgar por lo que se dice ahí.

Después se cita la Roma imperial de principios del siglo II, con sus quintas, termas, coliseo... Todo esto (en el libro) no se ve, pero se oye, que gritaban mucho.

Posteriormente se puede echar una ojeada (algunas en la lejanía) a ciudades medievales de Baviera y Serbia en donde hay torneos, y a una catedral oscura y siniestra en la que, durante una función religiosa, pueden escucharse cánticos orientalizantes. A semejante ceremonia asistían varios reyes (citaremos a Leonor de Aquitania, ni más ni menos, por aquellos entonces reina de Francia, que con sus séquitos y ejércitos se dirigía a los Santos Lugares en el curso de la Segunda Cruzada). Esta iglesia, por cierto, estaba rematada con cúpulas en forma de cebolla.

Por fin, también aparece la Venecia de principios del siglo XVIII, y precisamente durante los días de carnaval, cuyas fiestas y estruendo son contemplados por los protagonistas (unos niños) desde un balcón escondido en lo alto de la torre de una iglesia.

Todo esto (y muchas cosas más), de una u otra forma pueden leerse en este libro, que no se queda parco en detalles y cualquiera puede conseguir de la manera más fácil en esta dirección,






puesto que los días 18, 19 y 20 de este mes de julio se podrá descargar gratis.

En fin, espero que esta mínima acotación sirva a alguien para algo. Otro día pondré más ejemplos, y mientras tanto, siempre se puede echar una ojeada a ESTO.


viernes, 7 de julio de 2017

Cómo comenzar una novela


Chica guapa leyendo, que ya se ve poco
 
Recursos para escritores

Hay infinidad de maneras para comenzar una narración, e infinidad de cosas que se deben evitar. Por ejemplo, si quieres que tu novela sea una novela kleenex, comienza de la siguiente manera:

Suena el despertador. La chica se levanta de la cama, y sin pensar en nada se mete en la ducha.

(Luego, una vez duchada, se puede hablar de la ropa que se pone, o incluso de la marca del maquillaje..., ja ja.)

Hay multitud de libros (del género rosa, claro es, y cortitos, con poca enjundia) que comienzan con esta retahíla u otra muy parecida. El inconveniente de ello es que, si bien parece que ello llama la atención del público femenino, en especial el joven, luego, una vez acabada la lectura, el objeto entero se arroja a la papelera del cerebro y no vuelves a acordarte de su existencia. Tiene esa propiedad. Mal rollo.

AXIOMA PRIMERO: Nunca hagas lo que está haciendo todo el mundo. Es como echar agua al mar. De ahí la escasa utilidad práctica de las redes sociales.

------------------------------------------

OTRO EJEMPLO DE COMIENZO:

El tren sale del túnel. Ante él se presenta el larguísimo puente de hierro que ha de recorrer. Mientras los pasajeros duermen ajenos al peligro, la resoplante locomotora avanza imparable sobre los raíles..., pero he aquí que una mano asesina ha dispuesto las cosas de otra manera. En mitad del recorrido, cuando el convoy se cierne sobre la parte más alta de la estructura, la vía férrea, suelta de sus soportes, cede ante el peso y la enorme máquina se precipita hacia el abismo arrastrando buena parte de los vagones. [...]

Este es el patrón que se podría llamar de catástrofe ferroviaria o catástrofe a secas, que en sus diversas variantes (guerra nuclear, incendio de una ciudad, etc.), es también muy utilizado para llamar la atención del lector.

-------------------------------------------

OTRO MODELO, que podríamos llamar de frase larga, puede comenzar de esta manera:

En la tarde del 2 de octubre de 1823 un anciano bajaba con paso tan precipitado como inseguro por las afueras de la puerta de Toledo en dirección al puente del mismo nombre. Llovía menudamente, pero sin cesar, según la usanza del hermoso cielo de Madrid cuando se enturbia, y la ronda podía competir en lodos con su vecino Manzanares, el cual, hinchándose como la madera cuando se moja, extendía su saliva fangosa por gran parte del cauce que le permiten los inviernos.

(Desafío al lector a que encuentre de dónde proviene este ejemplo. Se trata de un libro muy conocido.)

O bien (muy parecido al anterior):

Una gélida y lluviosa tarde de noviembre de no hace muchos años, envuelta en una gabardina y protegida por un paraguas de colores, entre las parpadeantes luces de los escaparates, la gente que se cruza y el rumor de los coches, con decisión desciende una figura por la madrileña calle del Marqués de Urquijo. Es una mujer a la que no estorba la lluvia, casi ni la advierte, pues tiene otros planes. Cruza las bocacalles sin prestar atención y algún coche toca la bocina. Ella va contenta y ríe, y mientras camina, que incluso parece hacerlo a saltitos, por dentro tararea una canción...

----------------------------------------

O TAMBIÉN, otra forma de comenzar, manera descriptiva:

Por la linde del bosque, evitando las cenagosas orillas del lago, transita lejano un grupo de seres peludos y encorvados. Su caminar es en general torpe y perezoso, pero a veces algo llama su atención, pues se detienen, y tan pronto hozan el suelo levantando polvo como dirigen su mirada hacia lo alto mientras gruñen sordamente, gruñidos que en ocasiones se convierten en chasqueados aullidos que recorren el aire y obligan a levantar el vuelo a grandes bandadas de pájaros negros. Los pájaros revolotean caprichosamente sobre las copas de los árboles antes de volver a sus refugios, y los personajes que observamos, excitados por la búsqueda del almuerzo, brincan y dan volatines sin ton ni son, aunque en seguida, sin cesar en el guirigay, retoman la andadura que ni ellos saben adónde les conduce.

(Procedente de OJOS AZULES, una novela histórica del altos vuelos que pasa revista a sucesos acaecidos en diversas épocas, desde la Edad de la Piedra a la actualidad.)

-----------------------------------------

En fin, espero que esta mínima acotación sirva a alguien para algo. Otro día pondré más ejemplos, y mientras tanto, siempre se puede echar una ojeada a ESTO.

miércoles, 28 de junio de 2017

Primavera en las montañas

Las fotos que van a continuación están hechas en el lebaniego pueblo de Baró y sus alrededores durante la primera quincena del mes de junio de 2017. Es un retrato del final de la primavera en las montañas de la cordillera cantábrica, lugar en el que hay de todo lo bueno (vacas, hierba, aire, campos, flores, soledad, silencio...) y casi nada de lo malo, a saber. humo, ruido, contaminación, prisas, apreturas... No sigo, que todos sabemos a lo que me refiero.









 

  

 Y si lo anterior no le convence, MIRE ESTO OTRO.

viernes, 23 de junio de 2017

Novela histórica para amantes de lo fantástico



    Ya ha aparecido en el mercado (en Amazon) otra novela histórica de Camargo Rain, servidor. Se llama Ojos azules, y no trata de una época, sino de muchas épocas. Por sus cuatrocientas páginas desfilan hombres de la edad de la piedra, nómadas, agricultores, sumerios, fenicios, romanos, cruzados..., y todos narrando sus particulares peripecias. Lo que les une es eso de los ojos azules, puesto que todos son descendientes (algunos muy lejanos) de los anteriores. ¿No han oído hablar ustedes de las leyes de Mendel?

    Pero hay más, que iré explicando por aquí. De momento, y para que los lectores juzguen, pongo un trozo (tres páginas) de uno de los capítulos. En él se habla de un bárbaro (un suevo), que vivió una inesperada aventura cuando en una cordillera intentaba encontrar un camino para que su tribu, que viajaba con carros y rebaños, pudiera atravesarla. Insisto en que son sólo tres páginas de esta aventura, que tiene unas treinta.


Este texto dice así:



EN EL SIGLO V
BÁRBAROS ATRAVESANDO UNA CORDILLERA
EL CAMINO HACIA PONIENTE

[...]
    Mucho antes de que despunte el alba el germano se levanta silencioso. Ella duerme rendida y envuelta en el cobertor, y él agradece a los manes del bosque que le hayan conducido por semejante camino. Deja con sigilo el refugio y los perros se arriman a sus piernas sin hacer ruido. Avanzan juntos por el bosque y él piensa, amigos míos, ha llegado la hora de que demostréis las habilidades heredadas. Es de noche, pero eso poco importa para vuestro olfato, sentido con el que sin duda descubriréis lo que me interesa, carne fresca, de la que tan necesitados están los habitantes de este lugar. Sí, compañeros de andanzas, vamos en busca del alimento, que vuestros colmillos o mi espada conseguirán, y luego, cumplidas las labores que aquí nos retuvieron, reanudaremos la persecución del sol poniente. Ahora, ¡adelante...!
    Los perros, de los que unos son perdigueros y otros mezclados, se aplican en su oficio y en seguida descubren entrecruzados rastros que concuerdan con las indicaciones de su amo, que intuyen como si hubieran tenido oportunidad de escucharlas.
    Allí es, dicen algunos; no, allí, dice otro, y todos coinciden en seguir el rastro invisible que ha sido trazado escasos momentos antes. Sus sonidos están muy lejos de formar una algarabía, pues sólo pueden escucharse leves bufidos, y aunque al principio se comportan inquisitivos, pronto comienzan las calladas carreras.
    Uno de los mayores corre de improviso hacia allá, lo que sólo se advierte por el oído, y otro se separa un momento del grupo y luego retorna. Después es un tercero el que sigilosamente se aleja hacia la oscura sombra que forma un grupo de árboles, y la rodea y tras ella desaparece. Los demás le siguen abriéndose en abanico. Una luna incierta ilumina de pronto los calveros del bosque, y bajo su cambiante luz vemos cómo comienza la galopada mientras el germano corre tras ellos...
    Luego todo sucede muy deprisa, y entre desesperados mugidos y el mayor de los estrépitos los perros se arrojan contra la invisible presa, a la que han acorralado junto a un grupo de piedras. Sin embargo, el caballero llega a tiempo e irrumpe en el escenario de la matanza dando terribles gritos, y a patadas detiene a los perros y les arranca de las fauces la huérfana presa que se aprestan a yugular. Un cervatillo yace desnucado y agonizante en el suelo, y otro es arrancado a viva fuerza de las mandíbulas de sus captores. La cierva, igualmente malherida, brama desesperada al cielo junto a las peñas que le han impedido escapar, pero enorme es su sorpresa cuando una imponente figura se interpone entre ella y los enfurecidos canes, y tras empujar al tembloroso cervatillo, a gritos ahuyenta a los rabiosos verdugos. La madre, que impotente se ha visto para defenderse de tan feroces animales, al ver el campo libre escapa como alma que lleva el diablo, y se aleja rauda, aunque cojeante, con el vástago que le queda.
    El cazador, entonces, vuelve junto a los perros, que pelean entre ellos y a regañadientes se mantienen apartados del coceante y moribundo animal, y tras obligarlos a alejarse con voces que sólo ellos reconocen, lo remata con el cuchillo y lo carga sobre los hombros.
    De tal manera emprende el regreso, exiguo regreso, pues la distancia no ha sido mucha, y al llegar ante la choza deposita en el suelo el animal que porta, que muerto y sangrante es su ofrenda.
    En silencio toma por el ronzal al caballo, y sobre su lomo arroja las alforjas y la liviana silla que le colocará más adelante, y tras observar por última vez la choza y los alrededores, lugar que seguramente nunca volverá a ver, inicia la caminata que le restituirá junto a su gente.
    Luego, cuando ha caminado unos pasos y alcanza el límite del claro, un ruido le sobresalta y le hace detenerse momentáneamente Es el llanto de Bubú, que se ha despertado porque comienza a clarear.
El germano, con una chispa brillante en los ojos azules, recuerda fugazmente aquellos días afortunados y que nunca imaginó poder vivir..., pero nada le puede detener, y tras un chasquido de la boca al que los perros obedecen remolonamente, prosigue el camino que le conducirá lejos.
    Más tarde, cuando ya ha amanecido y el caballero ha encontrado la senda que le llevó hasta allí y la recorre de vuelta, un grito agudo y lejano se cierne de improviso bajo el arco de los cielos. Es una voz humana en la que se escucha el dolor, un interminable lamento que se extiende de confín a confín. El caballero detiene su camino y contempla lo que dejó atrás.
    –¡Ada, Ada...! –dice pensativo, y en el rostro de los perros lee la congoja, pues ellos comprenden lo que durante aquellos días sucedió..., pero como ya se dijo, no hay lugar para la nostalgia, y al mismo tiempo que se apagan los ecos de la espectral voz y el silencio del monte renace, tras un nuevo y expresivo sonido de los labios el grupo se pone una vez más en marcha.

[...]

-----------------------------------------



Seguiré informando sobre este asunto, pero de momento podéis MIRAR AQUÍ.

miércoles, 21 de junio de 2017

Descarga OJOS AZULES



Hoy y mañana, 21 y 22 de junio, para celebrar el verano, este libro gratis aquí:



Es una novela histórica por episodios de muchas épocas, desde los hombres de la Edad de la Piedra hasta la actualidad. El que quiera que lo descargue.

Además se puede mirar aquí.